News Default No solo 30 piezas de plata: un juez injusto y un sacrificio
0
Derecho

Published :

No solo 30 piezas de plata: un juez injusto y un sacrificio

Por Rodrigo Facundo Videla

28 de marzo, 2024 | 16:09

“Clavado en la Cruz”. Adolfo Pérez Esquivel.

Se crea en el texto bíblico o no, el ritual motivado por las pascuas nos invita a la reflexión sobre dos de los institutos primordiales de la “Pasión de Cristo” (los eventos que suceden entre la última cena y su retorno de entre los muertos): la crucifixión y la resurrección.

La crucifixión: Más allá del mito

En el fondo, la crucifixión da cuenta de una experiencia humana que algunas personas aún viven en nuestros días: ser entregadas al sacrificio en pos de un objetivo mayor. Aunque suene anacrónico, es un recordatorio de la capacidad de la humanidad para enfrentar situaciones extremas.

El dilema de Pilato

Después de ser entregado por Judas a cambio de treinta piezas de plata, Jesús se encuentra con Poncio Pilato. Este gobernador y juez, incapaz de corroborar los delitos por los que se acusa a Jesús, decide remitir la “causa” a otra jurisdicción. Herodes tampoco encuentra culpable a Jesús y devuelve la causa a Pilato. Para evitar condenar a muerte a quien no hallaba responsable de delitos, Pilato apela a la tradición de liberar a un preso según la voluntad del pueblo. Ofrece liberar a Jesús o a Barrabás, un homicida y sedicioso.

La trágica decisión

La escena se relata así: “El gobernador les preguntó: ‘¿A cuál de los dos quieren que ponga en libertad?’ Y ellos dijeron: ‘¡A Barrabás!’. Pilato les preguntó: ‘¿Qué debo hacer entonces con Jesús, al que llaman el Mesías?’ Y todos le dijeron: ‘¡Que lo crucifiquen!’. Al ver Pilato que no conseguía nada, sino que se armaba más alboroto, pidió agua, se lavó las manos en presencia del pueblo, y dijo: ‘Allá ustedes. Yo me declaro inocente de la muerte de este justo’. […] Entonces les soltó a Barrabás, y luego de azotar a Jesús lo entregó para que lo crucificaran” (Mateo 27: 21-24).

El legado de la crucifixión

La historia culmina con Jesús crucificado junto a dos ladrones. Curiosamente, uno de los ladrones también injuria al futuro líder de los cristianos desde su propia cruz. La crucifixión, más allá de lo mítico, nos recuerda la lucha por la justicia, los sacrificios y las decisiones trágicas que marcan la historia de la humanidad.

  • Reactions

    0
    0
    0
    0
    0
    0

    Your email address will not be published. Required fields are marked *