News Entertainment El Camino de Pedro Pascal: De la Pobreza a la Fama
0
Buffy

Published :

El Camino de Pedro Pascal: De la Pobreza a la Fama

Por Sergio Murillo MuriStark

Actualizado el 17 de marzo de 2024, 18:59 CET

Un Actor Multifacético

Pedro Pascal, el versátil intérprete chileno, ha tejido una carrera cinematográfica tan diversa como los tentáculos de un pulpo multicolor. Desde un príncipe sureño en "Juego de Tronos" hasta un guerrero intergaláctico en "The Mandalorian" (del universo Star Wars), su talento no conoce límites. Pero antes de que todas estas ofertas llegaran a su puerta, Pascal enfrentó la dura realidad de la indigencia mientras escalaba la montaña de Hollywood.

El Vampiro que Cambió su Destino

A finales de los noventa, Pedro Pascal, entonces conocido artísticamente como Pedro Balmaceda, hizo una aparición en el primer episodio de la cuarta temporada de "Buffy, cazavampiros". Interpretó a Eddie, un estudiante universitario y amigo cercano de Buffy. Pero lo que parecía un papel secundario tuvo un impacto trascendental en su vida. "Mi etapa inicial duró unos 15 años. Estamos hablando de poder ir al médico cuando estaba enfermo, operarme, pagar el alquiler", revela Pascal. "Tenía menos de siete dólares en el banco, y luego recibí un pago residual por mi participación en 'Buffy, cazavampiros'. Ese dinero me salvó y me permitió quedarme en Hollywood sin rendirme".

La Verdadera Esencia del Rescate

Este rescate financiero no fue un salario tradicional, sino un pago anual que se recibe a largo plazo. Representa la bonificación que los intérpretes obtienen por las reposiciones y ventas en formato físico de sus trabajos anteriores. Así, Pascal pudo seguir su camino en la meca del cine sin abandonar sus sueños.

El resto es historia. Pedro Pascal se convirtió en un nombre familiar, y su talento multifacético lo llevó a enfrentar desafíos en mundos tan diversos como el de los vampiros, los agentes de la DEA y los guerreros galácticos. Su camino, desde la pobreza hasta la fama, es un testimonio de perseverancia y oportunidades inesperadas.

  • Reactions

    0
    0
    0
    0
    0
    0

    Your email address will not be published. Required fields are marked *